CIRUGÍA GENITAL MASCULINA

 

  • cirugia-masculina

    • TIPOS DE INTERVENCIÓN:

      Implantes o inyección grasa

    • DURACIÓN:

      Una intervención media es 2 horas

    • DOLOR: 

      Intensidad media.

    • RECUPERACIÓN: 

      Mínimo 10 días

Los tiempos cambian, los tabúes se marchan para no volver y la liberación del ser humano nos permite sentirnos mejor con nosotros mismos y querer, que es lo más importante, sentirnos bien con nosotros mismos.

Por ello, cada vez más personas recurren a la cirugía genital como una forma de lograr mejorar el aspecto estético de su zona erógena más importante con el objetivo de mejorar sus interacciones sexuales a la vez que también consiguen resolver esos pequeños problemas que pueden generar dolor en el momento del acto sexual.

Cada vez más hombres acuden a nuestra consulta estética para resolver estos inconvenientes que les están afectando a su vida normal y lo hacen sabiendo que el Dr. Junco y su equipo de profesionales darán la respuesta que llevaban necesitando hace años.

Las dos intervenciones quirúrgicas más importantes relacionadas con la zona genital masculina son la de fimosis y la de frenillo. ¿En qué consiste cada una?

  1. Operación de Frenillo

Se trata de una intervención de muy corta duración y de un proceso quirúrgico sencillo. Se realiza con anestesia local, con lo que el posoperatorio no acarrea ninguna complicación, y el objetivo es alargar la distancia desde el glande al prepucio del pene del paciente.

El frenillo es la parte que une el glande y el prepucio y cuando es demasiado pequeño puede provocar dolores en la erección y en las relaciones sexuales, corriendo el riesgo además de llegar a desgarrarse produciendo pequeñas hemorragias.

Por otro lado, como consecuencia del excesivo poco tamaño del frenillo el pene puede acabar por desviando el glande hacia abajo provocando un efecto estético poco agradable.

Gracias a la operación de frenillo, el pene recupera su funcionalidad normal, evitando los dolores en erección y durante el acto sexual, y garantizando que no se produzcan desviaciones por este motivo.

  1. Operación de Fimosis

La fimosis se da cuando el prepucio no se puede retraer lo suficiente como para dejar al descubierto el glande, lo cual puede generar problemas a la hora del acto sexual ya que provoca un ligero dolor que evita disfrutar del mismo.

Aunque es una operación que se suele realizar en edad infantil, antes de que el paciente se encuentre en pleno desarrollo y, por tanto, con capacidad para interacciones sexuales plenas, lo cierto es que hay muchos pacientes que llegan a edad adulta sin ser conscientes de este problema.

Se trata de una intervención muy sencilla, de apenas unos 45 minutos, y que se practica con anestesia local, por lo que el postoperatorio es relativamente cómodo, aunque no se pueden mantener relaciones sexuales durante un leve período de tiempo.

¿PENSANDO EN UNA CIRUGÍA ÍNTIMA?

Despeja aquí tus dudas

  • ¿Se pueden realizar la operación de frenillo y de fimosis a la vez?

    Aunque son dos intervenciones distintas, es posible realizarlas durante el mismo procedimiento para poder aprovechar así las ventajas de ambas. En el caso de realizarlas conjuntamente, el proceso de recuperación requerirá el mismo tiempo

    ¿Cuánto tiempo se tarda en reincorporarse a las actividades diarias habituales?

    En ambos casos, basta con realizar reposo 2 ó 3 días en casa antes de reincorporarse a las ocupaciones habituales. Eso sí, no se deben realizar esfuerzos físicos que puedan afectar la zona tratada durante 2 ó 3 semanas. Tras este período, la recuperación será completa.

  • ¿Cuánto tiempo debo permanecer sin mantener relaciones sexuales?

    Es recomendable no mantener ningún tipo de relación sexual durante 3 ó 4 semanas tras la intervención debido a que las erecciones suelen ser dolorosas durante este periodo. A partir de ese momento, no existe ninguna limitación sexual.

    ¿Debo realizar algún tipo de cuidado en casa?

    Durante los primeros 15 días tras la intervención, debe lavar cada día la herida quirúrgica con cuidado para evitar que se infecte. Una vez limpia, se debe secar y aplicar un antiséptico en la zona.