DERMOPIGMENTACIÓN

  • GALERÍA DE CASOS

    Ver más casos

    • Se emplean PIGMENTOS NATURALES.

    • INDICACIONES:

      Cicatrices (areolas,…), zonas alopécicas (cejas, cuero cabelludo,…) y maquillaje semi-permanente.

    • DURACIÓN DEL TRATAMIENTO:

      De 20 a 60 minutos. En consulta.

    • DURABILIDAD DEL EFECTO:

      De 4 a 5 años.

La dermopigmentación corporal o reparadora es una técnica de medicina estética que se basa en el método utilizado para realizar tatuajes al introducir en la piel pigmentos naturales que permiten corregir imperfecciones o conseguir un efecto de maquillado de manera semipermanente. Eso significa que en función del tipo de piel del paciente, del lugar tratado y del color elegido, la dermopigmentación puede tener entre 1 y 5 años de vida. Pasado este tiempo, la dermopigmentación habrá desaparecido por completo a no ser que se vaya repasando con el objetivo de mantener los resultados conseguidos el primer día.

Aplicaciones principales

La dermopigmentación se utiliza principalmente con tres propósitos diversos.
Por un lado, permite mejorar la estética facial mediante la imitación del maquillaje en forma de líneas en los ojos, bordes en los labios, o incluso la coloración de las cejas en personas que han perdido mucho pelo en la zona.
Pero más allá de estos objetivos meramente estéticos, la dermopigmentación también es útil para solventar inconvenientes propios de las intervenciones quirúrgicas como son las cicatrices o los defectos en la coloración de las areolas. En ambos casos, la capacidad de colorear la piel en cuestión, ya sea con un tono más claro o más oscuro, permite a nuestros cirujanos disminuir la visibilidad de las cicatrices o conseguir unas areolas con apariencia completamente natural a pesar de haber sido sometidas a una mastectomía.

Una solución a las cicatrices

Las cicatrices no son únicamente una consecuencia de la mayoría de cirugías estéticas, sino que también son una preocupación que los cirujanos deben solucionar para conseguir un resultado óptimo. Si bien es cierto que existen varios métodos que permiten reducir la visibilidad de las cicatrices, la naturaleza de la piel no siempre posibilita eliminarlas por completo, con lo que la dermopigmentación se convierte en una herramienta muy útil para terminar de disimular la cicatriz al conseguir que tenga el mismo tono que el resto de la piel.

Consigue areolas perfectas

Cualquier mamoplastia que se realice mediante una incisión en los pezones suele dejar irremediablemente unas pequeñas cicatrices más o menos visibles según el caso. Este inconveniente era hasta ahora uno de los motivos por el cual muchas mujeres no se decidían a someterse a dicha intervención por culpa del miedo a la visibilidad de las cicatrices. Actualmente, gracias a la dermopigmentación es posible colorear la cicatriz del mismo color del resto de la areola para poder recuperar la estética simétrica y natural.
Y lo que es mejor, esto es posible con sólo dos cortas sesiones, una principal y una de repaso, que obtendrán unos resultados semipermanentes.

[/section]

[/section]