Todo sobre el Bótox

Hoy en día, la toxina botulínica es la reina de los tratamientos estéticos. Por sus fantásticos resultados al tratar el rostro y el aspecto joven y descansado, es uno de los procedimientos estéticos más demandados. Es altamente recomendado para mejorar la elasticidad de la piel y acabar con aquellas arrugas que nos preocupan.

Antes de su aplicación, existen diferentes aspectos que el paciente debería conocer. Descúbrelo todo sobre el bótox:información botox barcelona

  1. La toxina botulínica sirve para corregir arrugas existentes y prevenir su aparición en un futuro.
  2. Sus efectos dependen de las características de la piel del paciente. El grosor, la fuerza del músculo y la profundidad de las arrugas juegan un papel importante en este aspecto. Sus beneficios se aprecian a partir del tercer día de la inyección y desaparecen después de 5 o 6 meses.
  3. El bótox puede aplicar-se en todo tipo de pieles, sin importar el sexo del paciente (sea hombre o sea mujer).
  4. No es recomendable inyectar toxina botulínica en las mujeres que se encuentran en período de embarazo.
  5. El paciente no tiene un número máximo de sesiones recomendadas.
  6. La cantidad máxima que habitualmente se utiliza es de 50-100 unidades por ampolla. Es imposible que esta cantidad desencadene un cuadro de botulismo en el paciente.
  7. Es una proteína purificada y sintetizada para  fines de salud médica. Por ello, es importante desmentir la posible toxicidad de la sustancia.
  8. La sustancia no debe ser inyectada en todos los músculos de la cara. Cada paciente requiere una forma de inyección estratégica y de forma personalizada según su anatomía, para así conseguir resultados totalmente naturales y evitar caras con efecto de porcelana.
  9. Más que paralizar, el bótox consigue debilitar temporalmente el músculo en el cual se inyecta.
  10. Conforma un tratamiento rápido que no precisa de anestesia previa. Además, no interfiere con la vida laboral y social del paciente.
  11. La sustancia no es inyectada en la arruga, sino en el músculo que la genera.
  12. La toxina botulínica es totalmente combinable con infiltraciones de ácido hialurónico, sustancia totalmente diferente. Si ésta última se inyecta debajo de la arruga, se consigue más volumen allí donde falte.
  13. Las zonas más comunes en las que se infiltra el bótox corresponden al tercio superior de la cara: frente, entrecejo y patas de gallo.
  14. Otras indicaciones del bótox son el tratamiento de las migrañas, la sudoración excesiva, espasmos musculares en el cuello y los ojos (como el blefaroespasmo), de entre otras opciones.
  15. Es totalmente incierto que el paciente deba esperarse a tener las arrugas muy marcadas para empezar a tratarse con inyecciones botulínicas. Aun así, es recomendable empezar-las a partir de los 35 años de edad.
Posted in:
About the Author

Dr. Oscar Junco

El Dr. Óscar Junco es Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona. Inicia su especialidad en 1999 en el Hospital Universitario Vall d´Hebron en Barcelona, en la Unidad de Cirugía Plástica y Quemados. Desde 2009 dirige su propio equipo “Dr. Junco, Cirugía Plástica y Estética” con sede en Hospital Cima, Barcelona, y delegación en Centro Médico Digest, Badalona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.