Verdades y mentiras del bótox

2525. Y lo sabe bien, Renée Zellweger, quién ha vuelto a ser noticia por los retoques estéticos a los que se somete regularmente. Ahora podemos verla con unos labios más voluminosos y una cara y cuello más tersos, lo que puede indicar que se haya inyectado ácido hialurónico en los labios, vitaminas para iluminar y algo de bótox.

 

Hace dos años ya se sometió a un cambio estético radical y desde entonces los medios aseguran que la actriz es una “aficionada” al bótox. Ella misma reconoció entonces que se había realizado varias cirugías y tratamientos médico-estéticos y que estaba encantada con el resultado. Pero lo cierto es que como los tratamientos de medicina estética tienen una durabilidad determinada, es necesario volver a re-aplicarlos si la paciente quiere mantener sus efectos.

 

¿Bótox sí o bótox no?

 

El secreto para envejecer tan guapa como siempre reside en adelantarse al tiempo. En nuestra consulta hacemos hincapié en la importancia que tienen los tratamientos como parte de la prevención y no como última opción. Así necesitaremos poco producto e intervenciones mínimas para obtener grandes resultados.

 

El bótox es uno de los mejores aliados contra el envejecimiento, pero se cuentan muchas historias falsas sobre este tratamiento. El Dr. Junco intentará despejaros algunas de las leyendas urbanas y explicaros las distintas aplicaciones que tiene:

 

  • Sirve para prevenir futuras arrugas y para difuminar las existentes. No es cierto que haya que esperar a tenerlas muy marcadas para empezar a tratarse, sino que lo recomendable es empezar a partir de los 35 años.
  • Los efectos del bótox dependen del grosor de la piel, de la fuerza del músculo y de la profundidad de las arrugas. Sus beneficios se aprecian a partir del tercer día y desaparecen después de 5 ó 6 meses.
  • Sirve en todo tipo de pieles, tanto hombres como mujeres, aunque no debe inyectarse a las embarazadas.
  • No existe un máximo de sesiones recomendadas para una misma persona.
  • Es imposible que la cantidad máxima que habitualmente se utiliza (50-100 unidades por ampolla), desencadene un cuadro de botulismo en el paciente.
  • No se inyecta en la arruga sino en el músculo que la genera, para debilitarlo temporalmente.
  • No debe inyectarse en todos los músculos de la cara sino estratégicamente y de manera personalizada en cada persona para conseguir unos resultados totalmente naturales, y no caras de porcelana.
  • Se puede complementar con infiltraciones de ácido hialurónico, una sustancia totalmente diferente que sí que se inyecta debajo de la arruga para dar volumen allí donde falte.
  • Las zonas más comúnmente infiltradas con bótox corresponden al tercio superior de la cara: frente, entrecejo y patas de gallo.
  • Otras indicaciones del bótox son el tratamiento de las migrañas, la sudoración excesiva, espasmos musculares en cuello y ojos…
  • No es cierto que sea una sustancia tóxica y nociva para la salud ya que es una proteína purificada y sintetizada para fines saludables.
  • Precio desde 150 euros por sesión.
Verdades y mentiras del bótox
Valora este post
Posted in:
About the Author

Dr. Oscar Junco

El Dr. Óscar Junco es Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona. Inicia su especialidad en 1999 en el Hospital Universitario Vall d´Hebron en Barcelona, en la Unidad de Cirugía Plástica y Quemados. Desde 2009 dirige su propio equipo “Dr. Junco, Cirugía Plástica y Estética” con sede en Hospital Cima, Barcelona, y delegación en Centro Médico Digest, Badalona.

2 Comments

    • Cierto Fulgencio!

      Existe mucha leyenda urbana en torno al bótox de la misma forma que sólo se les presta a tención a los malos o exagerados resultados del mal uso o abuso del mismo.

      Para nosotros el bótox, entre muchas otras utilidades, es una de las mejores armas que dispinemos los médicos estéticos para prevenir y tratar de rejuvenecer el rostro.

      Saludos!
      OJ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *