Cierre de lóbulos o lobuloplastia

La popularidad de los pendientes como accesorios para favorecer la imagen de la persona ha conllevado la elongación, rasgado y hasta un desgarro total de los lóbulos de las orejas. Estos efectos suelen aparecer como resultado de usar aretes pesados o de tirones repentinos agresivos hacia abajo de los mismos pendientes. Actualmente, es frecuente la reparación del lóbulo de la oreja en estos casos, así como para reparar deformidades producidas por el uso de dilataciones.cierre de lobulos barcelona

La lobuloplastia o cierre de lóbulos es una cirugía muy sencilla que se realiza con anestesia local y con una duración inferior a los 15 minutos. Los pacientes que se han sometido a esta intervención describen su período de recuperación como bastante fácil y con molestias mínimas. Los puntos de sutura pueden retirarse a los 15 días tras la operación y en un mes el paciente puede volverse a realizar los agujeros en los lóbulos, alejados de la cicatriz para evitar un nuevo desgarro.

¿Qué debo hacer para evitar un nuevo desgarro tras la reparación?

Una vez finalizada la intervención, es importante que el paciente tenga en cuenta una serie de recomendaciones y requisitos para evitar futuros desgarros. Los aretes largos son elegantes y favorecen a la belleza de la persona, sin embargo, pueden ser pesados y provocar nuevamente una carga extra a su lóbulo recién recuperado. Para evitar contradecir los resultados del cierre de lóbulos realizado, existen ciertos consejos a seguir.

  1. Si es posible, intente adquirir pendientes largos hechos de material ligero. Causan menos carga sobre el agujero y estiran mínimamente el lóbulo de la oreja. Los pendientes más cargados de detalles son los que pesan más.
  2. No debe usar los pendientes largos durante más tiempo del necesario. Cuanto menos estén estos accesorios colgados de sus orejas, serán menores les posibilidades de revertir los resultados de la lobuloplastia. De este modo, póngaselos al salir de casa pero quíteselos al regresar.
  3. No los use frecuentemente. Los pendientes largos es mejor reservarlos para las ocasiones más especiales. Cuando estiran el agujero tras haberlos usado únicamente en una ocasión, el desgarro suele ser temporal. Aun así, el uso de pendientes largos y pesados de forma frecuente puede llegar a disminuir la capacidad de su agujero de volver a su tamaño original.

Con la lobuloplastia o cierre de lóbulos es posible volver a lucir sus pendientes sin preocupaciones. El lóbulo rasgado es antiestético y, además, produce incomodidad a la persona. Los pendientes largos y pesados dejan de lucir completamente con un lóbulo rasgado, puesto que en muchas ocasiones estiran demasiado la oreja y dejan al descubierto el agujero rasgado. En Dr. Junco Cirugía Plástica y Estética le recomendamos someterse a una lobuloplastia para complementar, sin disimulo, su belleza natural.

Posted in:
About the Author

Dr. Oscar Junco

El Dr. Óscar Junco es Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona. Inicia su especialidad en 1999 en el Hospital Universitario Vall d´Hebron en Barcelona, en la Unidad de Cirugía Plástica y Quemados. Desde 2009 dirige su propio equipo “Dr. Junco, Cirugía Plástica y Estética” con sede en Hospital Cima, Barcelona, y delegación en Centro Médico Digest, Badalona.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.