Corea del Sur es la meca de la cirugía plástica

A lo largo de los últimos cuatro años, se ha multiplicado por veinte el número de turistas de Corea del Sur que viajan en busca de un nuevo rostro, o incluso de un nuevo cuerpo. El país tiene más de 4.000 clínicas, realiza 250.000 operaciones al año, que son unas 13 por cada 1.000 habitantes. Seúl se ha convertido en la meca de la cirugía plástica, pero no precisamente de la profesional. Mujeres y hombres que han confiando en precios bajos y falsas garantías han visto cómo su cara quedaba destrozada, o como su pecho se veía peor que antes.

El centro de esta industria se encuentra en el distrito de Gangnam, donde los carteles de publicidad de las clínicas de cirugía se pueden encontrar por todas partes. Pero, además, son las agencias de viajes las que ofrecen tours turísticos que también incluyen la posibilidad de entrar en quirófano. Son muchos los médicos que se han aprovechado de los beneficios económicos de este negocio y que, sin disponer de la titulación oficial, ejercen de cirujanos. Incluso el doctor Cha Snag-myun, de la Asociación Coreana de Cirujanos plásticos, declaró a The New York Times que “por cada 10 especialistas en cirugía plástica, hay otros 100 que no están debidamente cualificados”.

La situación es cada vez más alarmante, y especialistas de dentro y fuera de Corea del Sur denuncian esta práctica constantemente. El gobierno castigará con penas de hasta 3 años de cárcel y con multas de unos 8.000 euros a aquellas clínicas que cometan negligencias y que no ejerzan aquello que predican de forma segura. Y es que los pacientes corren un gran riesgo al aventurarse al turismo estético de bajo coste, como por ejemplo:

  • Ser tratado por médicos no acreditados o no lo suficientemente formados
  • Tener problemas de comunicación, puesto que cirujano y paciente pueden no hablar el mismo idioma
  • Encontrarse instalaciones quirúrgicas que no dispongan de la acreditación oficial, ni tampoco de las medidas higiénicas necesarias
  • Utilización de materiales inadecuados o de mala calidad
  • Al tratarse de un viaje, se hace imposible el seguimiento del paciente una vez realizada la intervención
  • A pesar de acceder a una cirugía de coste más bajo, en la mayoría de casos se tiene que desembolsar incluso más dinero en segundas y terceras cirugías reparadoras

Para más información, síguenos en nuestras redes sociales y comparte tus dudas con el equipo de la Unidad de Medicina Estética de Dr. Junco, Cirugía Plástica y Estética. Cualquier pregunta o petición será bien recibida y gratamente resuelta.

Rate this post
Please follow and like us:
About the Author

Dr. Oscar Junco

El Dr. Óscar Junco es Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona. Inicia su especialidad en 1999 en el Hospital Universitario Vall d´Hebron en Barcelona, en la Unidad de Cirugía Plástica y Quemados. Desde 2009 dirige su propio equipo “Dr. Junco, Cirugía Plástica y Estética” con sede en Hospital Cima, Barcelona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.