El cambio de Courteney Cox

Como viene siendo habitual en estos tiempos, en los estrenos de películas las críticas no van dirigidas hacia el largometraje en sí sino hacia los cambios radicales que presentan las actrices. En esta ocasión la protagonista fue ni más ni menos que la mítica “Mónica” de “Friends”, es decir Courteney Cox quien acaparó todos los flashes en el estreno de la película “Hand of God”.

Si analizamos detenidamente el semblante de la actriz podemos ver que luce una piel excesivamente tersa y luminosa y ciertas facciones de su cara se han modificado.

Si bien es cierto que presenta un cambio de imagen, no parece que la actriz haya pasado por quirófano sino más bien por manos de la medicina estética.

Como todos los expertos en la materia saben, los pómulos son los pilares de la cara, gracias a ellos mantenemos nuestra cara firme y en su lugar. Con los años los pómulos van perdiendo volumen y aparece la temida flacidez; una de las armas que tenemos para combatirla y devolver la juventud a nuestro rostro es aumentando levemente el volumen de los pómulos, pero en el caso de Courteney parece que el aumento no ha sido leve, sino que ha sido tan exagerado que hasta le empequeñece los ojos.

El aumento de pómulos, llamada también bioplastia, es una técnica que se basa en la infiltración de ácido hialurónico en distintos planos de nuestra cara para devolver la forma inicial de nuestros pómulos, lo estéticamente correcto es mantener las dimensiones naturales de la cara de cada paciente para así conservar la armonía facial.

El hecho de que los ojos de Courteney Cox parezcan más pequeños no tan sólo se debe al efecto de proyección que se ha creado con el excesivo aumento de pómulos sino que si examinamos en profundidad su mirada vemos como el párpado superior está levemente caído. Esto puede deberse a un exceso del uso del bótox. Todos sabemos que el bótox es una de nuestras herramientas estrellas a la hora de rejuvenecer un rostro, pero esta herramienta se puede convertir en una arma de doble filo sino se emplea correctamente por un experto con experiencia. Cuando se propasan los límites de cantidad adecuada de bótox en un área determinada podemos crear efecto que no eran los deseados, eso parece que haya sucedido en el caso de Cox, donde en vez de elevar la cola de la ceja que nos devuelve cierta juventud a nuestra mirada vemos como ha descendido el párpado superior dejando así un aire de tristeza en su tercio superior.

Otra de las innovadoras técnicas que disponemos en medicina estética para combatir la flacidez y sus signos de envejecimientos es el aumento del mentón, que puede ir o no combinado con la bioplastia de pómulos. El aumento del mentón nos ayuda a redefinir el arco mandibular del paciente y así delinear aún más el contorno facial. En el caso de Courteney vemos que también se ha empleado esta técnica ya que se observa un afinamiento del tercio inferior de su rostro que junto con el aumento de pómulos que le han realizado combate la leve flacidez que en ocasiones anteriores lucía.

About the Author

Dr. Oscar Junco

El Dr. Óscar Junco es Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona. Inicia su especialidad en 1999 en el Hospital Universitario Vall d´Hebron en Barcelona, en la Unidad de Cirugía Plástica y Quemados. Desde 2009 dirige su propio equipo “Dr. Junco, Cirugía Plástica y Estética” con sede en Hospital Cima, Barcelona, y delegación en Centro Médico Digest, Badalona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.