La búsqueda de la belleza para ser feliz

Alrededor de todo el mundo, el furor de la cirugía estética es un hecho constatado. Inyecciones de botox, rellenos de colágeno, intervenciones de aumento mamario, rejuvenecimientos faciales y demás cirugías están verdaderamente en auge. Ante la situación, muchos se preguntan: ¿Qué es lo que conduce a miles de pacientes a entrar en quirófano o a recibir tratamientos estéticos? ¿Qué beneficios personales aportan dichas intervenciones? La verdad, su popularidad no puede ser casualidad. En este sentido, podríamos definir la cirugía estética como la búsqueda de la belleza para ser feliz.cirugia estetica para ser feliz

El deseo de cambiar la imagen y reconstruir el cuerpo viene principalmente motivado por complejos, inseguridades, falta de comodidad y una baja autoestima. Muchas son las personas que viven preocupadas por su apariencia, un físico que puede provocarles malestar psicosocial. La cultura de la cirugía estética combate la ansiedad y el disgusto para convertir la infelicidad en justamente lo contrario. A través de ella no sólo se consigue retocar imperfecciones, sino también una mayor armonía mental. Y, de hecho, es aquí donde se encuentra la verdadera belleza.

El cambio en las cualidades físicas contribuye a una mayor seguridad interior, lo que, a su vez, conduce a desarrollar cualidades espirituales que también son un patrón de belleza. Así, el verdadero significado de la misma se encuentra en esta dualidad, que tiene un potente efecto sobre la salud de las personas. El abandono de patrones mentales y emocionales que cualquier complejo puede provocar debilitan a la persona y, a través de la cirugía estética, puede aumentar el nivel de calidad mental y de consciencia.

Así pues, la belleza debe relacionarse tanto con el interior como con el exterior de la persona. La cirugía estética permite encontrar la paz emocional a través de un cambio físico, eliminando aquellas preocupaciones o temores que pueden surgir al mirarte al espejo. La apariencia, los talentos y las cualidades son los parámetros que realmente definen la belleza. Al suprimir complejos, la cirugía estética permite encontrar una identidad cómoda y proteger tu interior bajo la ley espiritual de la salud, la armonía y la perfección.

“Crecí rápido, con nueve años estaba muy desarrollada, ya tenía la menstruación y mucho pecho. Siempre supe que mi pecho no era como el de las demás niñas de mi edad, pero la pediatra lo asociaba al crecimiento tan prematuro y me tranquilizaba diciendo que con el tiempo cambiaría. Lo dejé pasar, me ponía sujetadores que me comprimían y camisetas muy anchas para disimularlo. Pasaron los años y fue a peor, mucho más grande y más deformado. Nunca me miraba desnuda en el espejo, me daba vergüenza”. E.R.A, paciente del Dr. Junco, vivía acomplejada por la forma y tamaño de su pecho; tenía mamas tuberosas. Tras operarse, ha conseguido calmar, eliminar su complejo y encontrar la verdadera belleza. “[…] Estoy encantada, liberada y feliz […]”.

About the Author

Dr. Oscar Junco

El Dr. Óscar Junco es Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona. Inicia su especialidad en 1999 en el Hospital Universitario Vall d´Hebron en Barcelona, en la Unidad de Cirugía Plástica y Quemados. Desde 2009 dirige su propio equipo “Dr. Junco, Cirugía Plástica y Estética” con sede en Hospital Cima, Barcelona, y delegación en Centro Médico Digest, Badalona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.