La cocaína deteriora el aspecto de la nariz

El consumo de drogas tiene un impacto directo en la salud física y mental de las personas adictas, creando un problema que destroza personas y familias enteras. Desgraciadamente, el consumo de drogas y, en especial, de la cocaína esnifada, es un hecho extendido entre la población de nuestro país. Todo el mundo conoce los efectos adversos que el consumo de cocaína tiene sobre nuestro bienestar. Sin embargo, pocos saben que esta sustancia también afecta directamente al rostro de las personas que la consumen y, en concreto, que la cocaína causa el deterioro del aspecto de la nariz.

La cocaína suele tomarse de manera esnifada por la nariz, hecho que puede dañar de forma destructiva esta parte del rostro. La consecuencia inmediata es una vasoconstricción muy intensa de la mucosa nasal, que deja de circular en esta zona. En un principio, esto causa lesiones superficiales, pero también puede provocar auténticas perforaciones, tanto en el tabique nasal como en la musculatura, el cartílago e incluso la piel de la nariz.

Abusar de esta sustancia tan nociva causa desviaciones de la nariz y hasta puede requerir amputaciones nasales. El organismo intenta defenderse ante esta amenaza generando procesos de cicatrización que hacen aparecer deformidades que provocan una falta de movilidad nasal y una disfunción respiratoria evidente.

Algunas de las personas que han sufrido un deterioro en su nariz a causa de la cocaína desean someterse a una rinoplastia para solucionar su imagen dañada, pero esto no es compatible con el consumo de la droga. Para poder llevar a cabo la intervención, antes es necesario que el paciente acabe con su adicción y con el consumo de otros estupefacientes. Es esencial la rehabilitación al 100%, con la ayuda de psicólogos, médicos y de los conocidos más cercanos.

Únicamente después de que se haya confirmado la superación de la adicción y tras un período de observación, se podrá plantear la posibilidad de reparar el daño que la cocaína ha causado en el rostro de la persona. Para iniciar el proceso, se debe hacer un estudio de la imagen para valorar la integridad nasal y ver qué tipo de intervención se debería llevar a cabo.

Esto solo será posible con un gran esfuerzo de nuestro equipo médico y del compromiso total y absoluto del paciente, que ya ha sido rehabilitado. La rinoplastia es una intervención que suele obtener muy buenos resultados. Lamentablemente, en estos casos, el daño puede haber sido tal que quizá sea difícil lograr un resultado totalmente satisfactorio.

De este modo, este es otro motivo para evitar el consumo de drogas como la cocaína. Esta droga, además de afectar a la salud mental y física, tiene unos efectos muy negativos para la apariencia de las personas adictas a ella.

4.3/5 - (3 votos)
Please follow and like us:
Posted in:
About the Author

Dr. Oscar Junco

El Dr. Óscar Junco es Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona. Inicia su especialidad en 1999 en el Hospital Universitario Vall d´Hebron en Barcelona, en la Unidad de Cirugía Plástica y Quemados. Desde 2009 dirige su propio equipo “Dr. Junco, Cirugía Plástica y Estética” con sede en Hospital Cima, Barcelona.

11 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.