Los tratamientos de cirugía plástica más extraños

A lo largo de los últimos años, la cirugía plástica se ha modernizado contra todo pronóstico. Conseguir unas piernas más largas, llevar un sujetador permanente, borrar las líneas de la palma de la mano… Las intervenciones más irreales se han convertido en una constante para según qué pacientes. Todo aquello que creías que no podrías hacer nunca, ahora es posible. Todo complejo, preocupación o desagrado puede eliminarse con tratamientos de cirugía plástica. ¿Cuáles son los más extraños? Desde Dr. Junco, Cirugía Plástica y Estética os mostramos hasta dónde han llegado las modas y las tendencias. ¿Dónde está el límite de la cirugía?

  • Modificar la forma del ombligo: los pacientes pueden decidir si quieren lucir el ombligo hacia dentro o hacia afuera. La umbilicoplastia permite colocarlo como
  • Alargar las piernas: hoy en día existe una cirugía de lo más dolorosa, arriesgada y totalmente excesiva. Se pueden romper los huesos de las piernas para reconstruirlos y conseguir unas piernas de modelo de pasarela. Los huesos fracturados se unen a un aparato que se inserta en el interior de la piel.
  • Cirugía de pezones: hombres y mujeres se han sumado a la última moda de cambiar la forma y el tamaño del pezón. ¿Quieres lucir un corazón en el extremo de la mama?
  • Eliminar las líneas de la palma de la mano: los pacientes más supersticiosos se eliminan las líneas de la palma de la mano para cambiar su destino. Si su línea de la vida es demasiado corta, por ejemplo, recurren a la cirugía plástica para alargarla.

Aunque hoy en día podamos corregir absolutamente cada parte del cuerpo, en algunos casos los retoques pueden pasar a ser un peligro para la salud. El doctor Cristino Suárez, presidente de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora (SECPRE), reconoce que hay una línea muy fina entre aumentar la calidad de vida y el bienestar de las personas a través de tratamientos de cirugía plástica y, en el otro extremo, atentar contra la propia salud.

Como reconoció Suárez a Estetic.es, “primero está el sentido común del cirujano, pero también tiene que existir el del demandante. No es bueno jugar con el límite y en esta especialidad encontramos un gran número de demandantes con una falta de equilibrio emocional considerable”. Aquellos pacientes que nunca se sentirán satisfechos con su apariencia no deben ser tratados como los demás. Tener unas expectativas realistas y saber diferenciar entre ‘retocar’ o ‘transformar’ es crucial para conseguir el objetivo de toda intervención: mejorar la autoestima del paciente y velar por su bienestar emocional y físico.

Para más información acerca de los tratamientos de cirugía plástica más extraños y sus complicaciones, síguenos en nuestras redes sociales y comparte tus dudas con el equipo de Dr. Junco, Cirugía Plástica y Estética. Cualquier pregunta o petición será bien recibida y gratamente resuelta.

About the Author

Dr. Oscar Junco

El Dr. Óscar Junco es Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona. Inicia su especialidad en 1999 en el Hospital Universitario Vall d´Hebron en Barcelona, en la Unidad de Cirugía Plástica y Quemados. Desde 2009 dirige su propio equipo “Dr. Junco, Cirugía Plástica y Estética” con sede en Hospital Cima, Barcelona, y delegación en Centro Médico Digest, Badalona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.