Cirugía estética en verano: ventajas e inconvenientes

En muchos casos, el verano es una de las épocas del año más escogidas para someterse a una intervención de cualquier índole. Mujeres y hombres desean pasar un buen postoperatorio, sin bajas en el trabajo, sin preocupaciones y sin responsabilidades que deberían delegarse a otras personas. El sol, el calor y los días libres son los más escogidos para recuperarse del paso por el quirófano. Y es que esta es una de las grandes ventajas: no hace falta dar explicaciones a nadie, pasarás un postoperatorio sigiloso. Sin embargo, existe una duda generalizada que, en muchas ocasiones, no ha quedado completamente resuelta: ¿cómo afecta el sol al proceso de recuperación? Desde Dr. Junco, Cirugía Plástica y Estética también te mostramos los inconvenientes de la cirugía estética veraniega.

Todo paciente debe saber que, durante las primeras semanas tras la intervención, el sol es el peor enemigo del cuerpo. Hay que evitarlo en su totalidad y, además, durante las siguientes, utilizar un factor de protección muy elevado en la zona que ha sido operada. Así, se evitará que las heridas se inflamen y que las cicatrices resulten antiestéticas una vez finalizado el proceso. Hay que tener especial cuidado en el área facial, sobre todo cuando la persona se ha sometido a un lifting o cualquier intervención de párpados (blefaroplastia). En estos casos, la exposición solar deberá esperar un poco más de lo normal.

Si aún te estás planteando realizarte una cirugía estética en las próximas semanas, no empieces a tomar el sol. Cuando la piel ya está bronceada antes de la operación, puede cicatrizar de una forma más marcada y tiene más probabilidades de hipertrofiarse. No obstante, si una piel blanca se ha protegido debidamente, no tiene porqué haber ningún problema. Pero no todo pasa por el efecto de los rayos solares en la dermis; el sudor también tiene un papel relevante en la cicatrización. De este modo, hay que destacar que una piel más húmeda por el calor podría tardar más en cicatrizar.

Para aprovechar las ventajas pero, asimismo, evitar los inconvenientes, la mayoría de cirujanos plásticos actúan de forma individualizada. Esto es, en función de cada caso y la intervención que el paciente se desea realizar, se priorizarán los aspectos positivos ante los negativos. Las operaciones más recomendadas a realizar durante el verano suelen ser las mastopexias (elevación de pecho), las otoplastias (cirugía de las orejas de soplillo) y las blefaroplastias (elevaciones de párpados y corrección de bolsas en los ojos), puesto que son más llevaderas. Por el contrario, la lipoescultura y la abdominoplastia están totalmente desaconsejadas, sobre todo por el uso de una penda de compresión durante el posoperatotio, como también la fotodepilación.

Para más información acerca de cirugía estética en verano, síguenos en nuestras redes sociales y comparte tus dudas con el equipo de Dr. Junco, Cirugía Plástica y Estética. Cualquier pregunta o petición será bien recibida y gratamente resuelta.

About the Author

Dr. Oscar Junco

El Dr. Óscar Junco es Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona. Inicia su especialidad en 1999 en el Hospital Universitario Vall d´Hebron en Barcelona, en la Unidad de Cirugía Plástica y Quemados. Desde 2009 dirige su propio equipo “Dr. Junco, Cirugía Plástica y Estética” con sede en Hospital Cima, Barcelona, y delegación en Centro Médico Digest, Badalona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.