Dudas y cuidados después de una rinoplastia

De entre las distintas anomalías del rostro, la alteración en la forma de la nariz es la que mayores trastornos psicológicos genera. La verdad, los avances actuales en las técnicas de la intervención permiten solucionar infinidad de problemas: reducir o aumentar el tamaño de la nariz, adaptarlo a las facciones y características propias de cada paciente, cambiar la forma de la punta, estrechar las fosas nasales y hasta corregir posibles alteraciones en la respiración. Es una de las operaciones más frecuentes que realiza el cirujano plástico, pero cada rinoplastia es un caso aislado que debe evaluarse con detenimiento.cuidados después de una rinoplastia

Las dudas más frecuentes entre los pacientes son, principalmente, los cuidados a los que debe someterse la nariz una vez operada. La verdad, para obtener resultados satisfactorios después de una cirugía nasal, se deben seguir atentamente una serie de instrucciones, que asegurarán una rápida recuperación y, además, menos dolorosa. Guardar reposo, no inclinar la cabeza hacia abajo, tomar antiinflamatorios, aplicarse compresas frías, entre otras, son un claro ejemplo de las medidas que el paciente debe tener en mente. Con el trascurso de las semanas, los cuidados cambian, por lo que las primeras 24 horas, los próximos tres días y las semanas después tienen implicaciones distintas:

  • Las primeras 24 horas: en esta fase, lo más importante es guardar reposo y evitar inclinar la cabeza hacia abajo, algo que podría aumentar la inflamación y ocasionar pérdida de sangre excesiva. Como es habitual, tras una rinoplastia el paciente notará el rostro hinchado, la nariz tapada y, posiblemente, algún dolor de cabeza, por lo que la toma de medicamentos prescritos por el cirujano es esencial para evitar dolores e infecciones en el área intervenida.
  • Tres días después de la cirugía: lo primero que el paciente debe hacer para una óptima recuperación es visitar el cirujano plástico una vez transcurridos tres días tras la rinoplastia. En esta fase postoperatoria, es importante aplicar compresas frías en la superficie afectada 3 o 4 veces al día, para así descongestionar la zona y reducir la hinchazón. A los siete días, el cirujano plástico retirará el yeso, colocado tras la intervención para cubrir la nariz, y se sustituirá por tiritas de papel durante siete días más.
  • Pasadas algunas semanas: unas semanas después de la rinoplastia, el paciente ya podrá retomar sus actividades habituales. Sin embargo, es imprescindible evitar practicar deporte, asistir al gimnasio y no participar de actividades que puedan presentar riesgo de golpes en la nariz o que obliguen la exposición solar.

Por lo general, los resultados después de una rinoplastia son muy gratificantes. Con unos buenos cuidados postoperatorios y siguiendo las recomendaciones del profesional, el paciente olvida con gran rapidez su imagen anterior y experimenta cambios sorprendentes de autoestima. En Dr. Junco, Cirugía Plástica y Estética, obtener la nariz deseada deja de ser una odisea.

Posted in:
About the Author

Dr. Oscar Junco

El Dr. Óscar Junco es Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona. Inicia su especialidad en 1999 en el Hospital Universitario Vall d´Hebron en Barcelona, en la Unidad de Cirugía Plástica y Quemados. Desde 2009 dirige su propio equipo “Dr. Junco, Cirugía Plástica y Estética” con sede en Hospital Cima, Barcelona, y delegación en Centro Médico Digest, Badalona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.